delfiniti banner

NARANJA

on . Posted in Nutrición

Mucho más que vitamina C

Propiedades e indicaciones: Destacan en su composición las siguientes sustancias: Azúcares en una cantidad modesta, fácilmente aprovechables por el organismo y tolerables por los diabéticos en cantidades controladas. Son la sacarosa, la dextrosa y la levulosa. Minerales, entre los que destacan el potasio y el calcio. Contiene también cantidades menores aunque significativas, de hierro y de magnesio. Vitaminas: además de la vitamina C, contiene carotenoides responsables de su color típico, vitamina B1 y vitamina B2. Ácido fólico, en cantidad de 30-40mg/100g. El ácido fólico es un nutriente esencial para que el sistema nervioso del feto se desarrolle correctamente. Actúa además como antioxidante y su presencia es necesaria en la sangre para que las células defensoras (glóbulos blancos o leucocitos) desarrollen su función. 

Fibra vegetal en forma de pectina, de acción anticolesterol. LA fibra es el único componente de la naranja que no está presente en su zumo. Ácidos orgánicos, especialmente el cítrico, que potencia la acción de la vitamina C y facilita la eliminación de residuos tóxicos del organismo, como el ácido úrico.

Carotenoides, sustancias similares al beta-caroteno, que también se transforman en vitamina A en el organismo. Actúan como poderosos antioxidantes. De entre los 20 carotenoides que se encuentran en la naranja, destacan la beta-criptoxantina, la luteína y la zeaxantina.

ELEMENTOS FITOQUÍMICOS, es decir, sustancias que se encuentran en un pequeña cantidad en los alimentos y que ejercen funciones muy importantes sobre el organismo. Se calcula que existen unas 170 elementos fotoquímicos diferentes en las naranjas, y es posible que todavía se descubran más.

Desde el punto de vista químico, existen dos grupos principales de elementos fotoquímicos en la naranja:

Flavonoides: Son sustancias de tipo glucosídico, dotadas de una potente acción antioxidante, antiinflamatoria y antitumoral. Además, ejercen un afecto favorable sobre la circulación sanguínea. Los más conocidos reciben los nombres de rutina, tangeretina, nobiletina, naringina, hesperidina y quercetina.

Limonoides: Son las sustancias responsables del aroma de la naranja, que forman parte de su esencia. Químicamente se trata de terpenos, el más abundante de los cuales recibe el nombre de d-limonero. Esta sustancia presente en la naranja, impide la formación de tumores en los animales de experimentación después de haberles administrado un cancerígeno.

Estas son sus aplicaciones dietoterápicas:

Enfermedades infecciosas: La naranja no debería faltar en la mesa de toda persona que esté pasando un enfermedad infecciosa, o que desee prevenirla. Los estudios realizados muestran que son necesarias al menos cuatro naranjas diarias para que se obtengan resultados. Hay que señalar que la vitamina C o el consumo de naranjas, no son capaces de prevenir el resfriado o la gripe; sin embargo, se ha comprobado que acortan la duración de la enfermedad, y que logran que sus síntomas sean menos intensos.

La naranja ejerce las siguientes acciones antiinfecciosas, gracias a la combinación de la vitamina C con las demás sustancias químicas que la acompañan en su estado natural: Aumenta la capacidad de los glóbulos blancos de la sangre para destruir los gérmenes. Aumenta el número y la longevidad de los glóbulos blancos. Esta acción se atribuye al efecto conjunto del ácido fólico y de la vitamina C.

Dificulta, aunque no impide completamente, el desarrollo de los virus en las células humanas. Son los flavonoides de la naranja, junto con la vitamina C, los responsables de esta acción. Aumenta la producción de interferón, una proteína producida en el organismo en su lucha contra los virus.

Comentarios recientes

  • Blanca
    no hay fotos?
     
  • Virginia S.
    Deberían avisar a ...
     
  • Raul Gonzales R.
    Es un peligro la Y ...
     
  • Raul Gonzales R.
    Huy carnal eso no es ...
     
  • Leonardo Perez Carbajal
    LO QUE ES EL AGUA ...